viernes, 26 de noviembre de 2010

PROPUESTAS PARA LA SANIDAD :: El Médico Interactivo, Diario Electrónico de la Sanidad ::

:: El Médico Interactivo, Diario Electrónico de la Sanidad ::
Recortar la cartera de servicios en tiempos de crisis, cambiar el marco jurídico o remarcar la necesidad del Pacto por la Sanidad, propuestas de Bernat Soria, Romay Beccaría y García Vargas para el SNS

Silvia C.Carpallo

Los tres ex ministros de Sanidad, junto con el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, han expuesto sus opiniones sobre candentes de la Sanidad como el sistema de financiación, el copago, el modelo organizativo o el nuevo rol del paciente, en una convocatoria de la Sociedad Española de Cardiología



Madrid (27/29-11-10)-. Son muchas las voces de expertos que intentan dar un poco de luz a la necesidad de un cambio de modelo del sistema sanitario español. Esta vez, también se han unido personalidades como los tres ex ministros de Sanidad, Julián García Vargas, José Manual Romay Beccaría y Bernat Soria. Los tres expertos en Sanidad española se reunían en una mesa de debate convocada por la Sociedad Española de Cardiología, bajo el nombre de “La Sanidad en la encrucijada, ¿se debe cambiar el modelo?.

Junto a ellos asistía también en consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández Lasquetty, que recalcaba que “no podemos hacer como si no pasara nada, hacen falta urgentemente reformas para la sostenibilidad del sistema, no tenemos que preguntarnos que coste tendrían estas reformas, sino que coste podría llegar a tener no hacerlas”. Esa era la conclusión general de la mesa, la necesidad de la reformas. Así, Bernat Soria, actual investigador del Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa (Cabimer), abogaba por una solución que pasaba por “la necesidad urgente de un Pacto social por la Sanidad, poniendo todas las cartas encima de la mesa, de manera que la Sanidad sea parte del debate político, que no del debate partidista”. Por su parte, Julían García Vargas, presidente hoy de la Asociación Española de Empresas Tecnológicas de Defensa, Aeronáutica y Espacio, remarcaba el problema de la falta de gobernanza de la Sanidad tras la descentralización en las autonomías, por lo que además de hablar de la imperante necesidad de pagar la deuda española, remitía a que “acordar que el Consejo Interterritorial sea el lugar donde de tomen las decisiones”, ya que “el Estado de las autonomías puede ser muy disfuncional cuando hay que tomar decisiones rápidas y eficaces”. Igualmente, otro de los pasos para sostener económicamente un sistema, que se basa en impuestos, en un momento de crisis financiera, era el de “recuperar un impuesto de patrimonio adaptado, de modo finalista, que no es ninguna insensatez”.

Por su parte, José Manuel Romay Beccaría, actual tesorero nacional del partido popular, hacía hincapié en los puntos fuertes y las debilidades del Sistema Nacional de Salud. De esta manera hablaba de que el principal capital del sistema es sin duda el equipo humano, que es precisamente lo más valorado por la población. Asimismo destacaba virtudes como que se trata de un sistema barato, y que sin embargo es líder en líneas como es el de trasplantes de órganos. Sin embargo, para Romay Beccaría, había sobre todo una gran dificultad, más allá incluso de la poca atención que se presta a la medicina preventiva, que es el marco jurídico en el que se constituye el sistema, “Con ese corsé jurídico es difícil conseguir grandes éxitos de productividad, a pesar de tener buenos profesionales”. Era por ello que el ex ministro hablaba de la necesidad de crear un marco más flexible, que además permitiera amoldar el sistema ante un nuevo tipo de paciente, más formado, más envejecido, más crónico que agudo, y que pudiera tener un médico más resolutivo en atención primaria. En definitiva, “la necesidad de hacer algo con la inadaptación de la estructura organizativa”. Así Romay Beccaría, proponía su propia receta, que pasaba por “aumentar la responsabilidad de los pacientes y de los profesionales, compartir esa responsabilidad y los resultados de la gestión, y valerse el aprovisionamiento tanto público como privado”.

A todo ello, García Vargas respondía que el verdadero problema del SNS es que “carece de mecanismos para frenar ni la oferta ni la demanda, necesita un sistema de gobernanza eficaz, y el Ministerio de Sanidad ha ido tirando la toalla y no sólo en los últimos gobiernos”. Igualmente añadió que “no hemos podido atajar el exceso de gasto, ni cortar la mejora de prestaciones, que está bien en momentos de bonanza, pero es insostenible en un momento de crisis, y ahora nos encontramos con dificultades para pagar a los proveedores”. Por último añadía que “tenemos un sistema con muchos medios pero no lo aprovechamos bien, partimos de un nivel alto, y no es ningún drama que durante unos años recortemos un poco y aprovechemos mejor lo que tenemos”.

Diversidad ante el copago

Cada uno de los tres expertos en Sanidad dieron su opinión respecto al controvertido copago. Si bien García Vargas estaba a favor de su implantación, ajustándose a la realidad, citaba que “el copago está bien, pero está fuera del debate político, el presidente y el jefe de la oposición ya han dicho que el copago no toca”. Bernat Soria, por su parte, defendía que “en una sociedad madura se puede debatir todo, y más ahora”, pero argumentaba que “el copago no tiene sentido como fórmula aislada, el debate no es copago sí o no”. Por ello proponía centrar el debate de la sostenibilidad en la financiación, el capital humano, la gestión eficiente y la incorporación tecnológica.

Más aclarativa era la opinión de Romay Beccaría, que explicaba que “un copago que sirva para disuadir abusos injustificados estaría bien, aunque tendría sus riesgos, pero como sistema de financiación me gusta menos, porque la financiación del sistema no debería depender de si uno está más o menos enfermo”. Pese a ello, también matizaba que “aún así, es cierto que viendo la situación actual europea, hay demasiado copago en Europa como para pensar que se han equivocado todos menos nosotros”.
:: El Médico Interactivo, Diario Electrónico de la Sanidad ::