miércoles, 21 de enero de 2009

CELÍACOS: EJEMPLO DE POLÍTICAS EN SALUD

salud y sociedad
EL MÉDICO INTERACTIVO - ESPAÑA
Enero 2009
El nuevo etiquetado para los alimentos sin gluten ahorrara a los celíacos hasta un 30 por ciento en sus compras


Redacción

El Ministro de Sanidad se ha reunido con las asociaciones de celíacos para explicarles la aplicación del reglamento


Madrid (22-1-09).- La entrada en vigor del reglamento comunitario de etiquetado de alimentos sin gluten, impulsado por el Ministerio de Sanidad y Consumo, supone un “hito histórico para la mejora de la calidad de vida de los enfermos celíacos y una respuesta a sus demandas”, según asegura el ministro de Sanidad, Bernat Soria, quien también ha manifestado que este nuevo etiquetado ahorrará a los celiacos hasta un 30 por ciento en sus compras.

La norma, publicada por el Diario Oficial de la Unión Europea, contempla que se podrá etiquetar como sin gluten cualquier alimento convencional (no específico para celíacos) cuando en su composición el contenido de gluten no supere los 20 mg/kg, lo que abrirá un gran abanico de posibilidades de elección a los celíacos, que hasta ahora disponían sólo de 4.000 productos seguros para la cesta de la compra.

Así, las asociaciones prevén que, en un año, la cantidad de productos etiquetados sin gluten será más del doble.

Aproximadamente, el 70 por ciento de los alimentos en el mercado no contienen gluten. Sin embargo, en la mayoría de dichos alimentos hasta ahora no se indicaba la ausencia de gluten al no existir un límite legal, con lo que muchos celíacos no se atrevían a comprarlos. Ahora, con el nuevo reglamento que establece los niveles máximos de gluten, muchas empresas empezarán a etiquetar sus productos como sin gluten.

Este aumento sustancial de alimentos seguros para los celíacos tendrá gran repercusión en su bienestar, ya que dispondrán de una mayor capacidad de elección, que repercutirá en un mayor ahorro en la cesta de la compra, estimado en un 30 por ciento, como ya se ha mencionado anteriormente. Dispondrán, además, de una mayor variedad de productos, lo que permitirá diversificar la dieta.

En tercer lugar, el etiquetado con el texto sin gluten o con un símbolo reconocible (pronto habrá uno disponible) supondrá un considerable ahorro en el tiempo necesario para hacer la compra: actualmente, los celíacos tardan dos horas más en hacer la compra que el resto de ciudadanos.

La iniciativa española también ha permitido que el reglamento recoja la necesidad de que cada Estado miembro a nivel nacional lleve a cabo campañas informativas para garantizar un uso adecuado de los productos destinados a los celíacos.

La redacción de este reglamento comunitario ha sido posible gracias al interés y a la iniciativa de España, que está siendo un país pionero en la promoción de acciones para la mejora de la calidad de vida de este colectivo que, en España, se estima que agrupa a 450.000 personas, si bien sólo el 10 por ciento está diagnosticado, lo que constituye un importante problema de salud pública.

Desde 2008 el Ministerio de Sanidad y Consumo viene desarrollando el Plan de Apoyo a las Personas con Intolerancia al Gluten que, entre otras medidas, preveía la redacción de una norma para limitar la cantidad de gluten que podía figurar en el etiquetado de los alimentos para ser considerados sin gluten y que ahora se lleva a efecto en la UE.
En esta línea de trabajo, el Plan de Apoyo a las Personas con Intolerancia al Gluten también se ha materializado en la elaboración de un protocolo de detección precoz de la celiaquía, que incluye un decálogo para detectar la enfermedad y que está disponible desde septiembre, y también se está trabajando en la elaboración de un mapa epidemiológico de esta patología en España.

Otras medidas incluidas en el plan son:
• Colaboración con los sistemas de información de las asociaciones y nuevas herramientas de información de enfermos celíacos
• Fomento de la Investigación, con varias actuaciones previstas:
o Integración en el Programa de Fomento de la Investigación Técnica (PROFIT).
o Desarrollo tecnológico de cereales bajos en gluten.
o Inventario de grupos y proyectos de investigación en materia de enfermedad celíaca.
o Mejora de las técnicas de extracción y técnicas analíticas de detección.
o Implantación en las industrias de sistemas válidos de autocontrol, basados en el Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico (APPCC)
o Refuerzo de los controles (de composición y etiquetado) de los productos: se controlará el correcto etiquetado y la composición del producto por las comunidades autónomas coordinadas por la AESAN en el marco del programa nacional de control.
o Directrices para el uso por parte de la industria de un pictograma: este símbolo indicará la ausencia o la presencia de gluten.
o Colaboración con la hostelería: se estudiará con la Federación Española de Hostelería y Restauración la posibilidad de informar a los celíacos en los menús acerca de si son aptos para ellos o no.


NOTA DEL BLOG: Este es un claro ejemplo de la importancia de establecer políticas públicas en salud que favorezcan a la gente... Cerasale, 2009.