lunes, 24 de octubre de 2016

España, sobresaliente en reducir la previsión de años de vida perdidos - DiarioMedico.com

España, sobresaliente en reducir la previsión de años de vida perdidos - DiarioMedico.com



DATOS POSITIVOS

España, sobresaliente en reducir la previsión de años de vida perdidos

Tiene una de las mejores tasas mundiales en ganancia de vida frente a las expectativas de años perdidos por enfermedad, según un macroinforme sobre mortalidad publicado en 'The Lancet'.
José A. Plaza | Madrid japlaza@unidadeditorial.es   |  24/10/2016 00:00
 
 

The Lancet ha publicado un macroestudio con datos sobre incidencia y mortalidad de 249 enfermedades en el mundo, ofreciendo información sobre evolución en los últimos años y concretando en causas de muerte, carga de enfermedad y esperanza de vida. Se trata de un análisis del estudio Carga Global de Enfermedad 2015, que concluye que las muertes por todas las causas en el mundo crecieron un 4,1 por ciento entre 2005 y 2015 y que la mortalidad por cada 100.000 habitantes cayó un 17 por ciento.
Buceando en el inacabable caudal de datos del informe, se observa que España se sitúa como uno de los países líderes en un indicador poco difundido: la reducción de años de vida perdidos. Para hacer este análisis, The Lancet compara los años reales de vida perdidos con las expectativas iniciales (basadas en criterios de la OMS mediante índices sociodemográficos). La comparativa se traduce en una tasa numérica: cuanto más cercana a 0 es esta tasa, más reducción en los años de vida perdidos por enfermedad, en comparación con las expectativas iniciales.
  • Las patologías que más años restan en España son cardiopatía isquémica, cáncer, ictus, Alzheimer, EPOC, infección respiratoria, autolesiones y accidentes de tráfico
Las tasas españolas casi nunca llegan a 1 en las diez enfermedades que más años de vida perdidos causan en España: cardiopatía isquémica, cáncer de pulmón, ictus, Alzheimer, EPOC, cáncer colorrectal, cáncer de mama, infecciones respiratorias del tracto inferior, autolesiones y accidentes de tráfico.
El estudio traduce los resultados en colores, que reflejan una evolución progresiva de la tasa desde la más cercana a 0 (en azul, de 0 a 0,6) hasta la más alta (en rojo, superior a 3). España es el único país europeo que logra las tasas más bajas en cinco de las diez enfermedades que más años de vida restan. En las otras cinco, los resultados son también positivos, con tasas entre 0 y poco más de 1.
España destaca en ictus 
Pocos países del mundo igualan o superan, analizando el informe, la mejora española de expectativas en años de vida perdidos. Países de su entorno, como Italia, Portugal, Alemania, Reino Unido y Francia, y otros como Japón, Estados Unidos, Brasil o Australia, muestran peores datos que España.
  • A nivel mundial, la mortalidad cayó entre 2005 y 2015 en VIH (-42,1%), TB (-33,8%), malaria (-43,1%), hepatitis (26%), cáncer (-10%), EPOC (-22,9%) y Alzheimer (-2,7%)
El estudio, en el que han participado 17 investigadores nacionales, destaca que España es uno de los países con mejores resultados en ictus, con un ratio muy bajo al comparar los años de vida perdidos con los que se preveía perder. También destaca en reducción de fallecimientos por accidente de tráfico.
Otro de los análisis, sobre esperanza de vida al nacer, señala que España ganó 1,6 años entre 2005 y 2015, y que las mejoras en el abordaje del cáncer y las enfermedades cardiovasculares son las principales causantes de esta mejora.
Datos mundiales
Por otro lado, el estudio establece una evolución de muertes y mortalidad en 259 patologías, comparando datos de 2005 y 2015. Los fallecimientos por VIH y tuberculosis descendieron un 33,4 y un 17,4 por ciento, respectivamente, mientras que la mortalidad por cada 100.000 habitantes cayó un 42,1 (VIH) y un 33,8 (tuberculosis).
En el caso de las hepatitis B y C, las muertes descendieron en torno a un 10 por ciento, con la mortalidad cayendo más de un 25. En cáncer, las muertes aumentaron un 17 por ciento, mientras que la mortalidad descendió un 10. En patologías cardiovasculares, el aumento fue del 5,1 por ciento en muertes, y el descenso, del 15,6 en mortalidad.
En Alzheimer se produjo un gran aumento de muertes (38,2 por ciento) y un leve descenso de la mortalidad (-2,7 por ciento), mientras que en Parkinson crecieron las muertes (42,4 por ciento) y la mortalidad (4,2 por ciento). En enfermedades psiquiátricas, también aumentaron los fallecimientos (un 6,2 por ciento); la mortalidad cayó un 12,6 por ciento.