martes, 11 de octubre de 2016

La AEMN pedirá integrar la medicina naturista con la convencional para poner en práctica la medicina integrativa

La AEMN pedirá integrar la medicina naturista con la convencional para poner en práctica la medicina integrativa

Noticias Farmacia

aemn pediraacute int

En el XXXV Congreso Asociación de Médicos Naturistas (AEMN), se analizará la experiencia de la primera unidad de medicina integrativa, que combina la medicina convencional y las terapias complementarias, en un hospital público.
Los médicos naturistas reclamarán en el XXXV Congreso de la Asociación de Médicos Naturistas (AEMN), que se celebra el 21 y 22 de octubre en Barcelona, la integración de lamedicina naturista en la asistencia sanitaria pública, para poner en práctica la así llamadamedicina integrativa. Se trata de una concepción del paciente en todos sus aspectos, incluyendo sus hábitos de vida y los factores psicoemocionales, en línea con la definición de salud de la Organización Mundial de la Salud. Para ello incorpora a la medicina convencional las terapias complementarias con evidencia científica, como la fitoterapia, la dietética, la meditación, el yoga y la acupuntura.
“Existe una tendencia creciente en Europa y Estados Unidos a que los médicos prescribamos no sólo medicamentos sintéticos sino también hábitos de vida saludables, meditación y plantas medicinales, entre otras opciones”, explica el doctor Pedro Ródenas, presidente del comité organizador del congreso. En Estados Unidos, el Consorcio de Centros Académicos de Salud para la Medicina Integrativa fue fundado en 1999 y ya cuenta con 60 miembros de reconocido prestigio como las facultades de Medicina de las universidades Johns Hopkins, Duke y la Georgetown, así como la Clínica Mayo. En el congreso se presenta la experiencia de la primera unidad de Medicina Integrativa en un hospital público de España, en concreto del Consorci Sanitari de Terrassa (CST), en Barcelona.
“Los pacientes cada vez nos reclaman más soluciones lo menos agresivas posibles y que no sólo contemplen los fármacos sintéticos”, destaca. En España se calcula que casi la mitad de la población ha recurrido alguna vez a algún tratamiento complementario, y en el caso de algunas patologías es aún mayor. “Si los médicos se forman en nutrición, fitoterapia, psicología o acupuntura pueden escoger la opción más adecuada para cada paciente, sea un medicamento, un régimen de ejercicio y dieta, relajación o todo a la vez”.
En las enfermedades crónicas la medicina integrativa “es aún más necesaria”, resalta el doctor Ródenas, ya que “tan solo con cambios en el estilo de vida o en la alimentación se pueden paliar los  efectos secundarios de la medicación a largo plazo, sobre todo en pacientes polimedicados, y mejorar la calidad de vida”. Se calcula que hay 20 millones de personas en nuestro país con una enfermedad crónica y a partir de los 65 años la media es de cuatro enfermedades crónicas por persona.
Un estudio publicado en British Medical Journal el pasado mes de julio reveló que las unidades de medicina integrativa de los hospitales terciarios de Estados Unidos reciben pacientes sobre todo de los servicios relacionados con la ortopedia y la columna vertebral. Médicos y enfermeros tenían más probabilidad de derivar a estas unidades si los síntomas eran fuertes (como dolor y ansiedad) y no respondían a los tratamientos convencionales. El papel de la enfermería era clave en la derivación. Sin embargo, según el doctor Rafael Torres, presidente de la AEMN, “en España falta una decisión política para incorporar unidades de Medicina Integrativa en los Servicios Públicos de Salud”. A pesar de ello, algunos centros de salud públicos están incorporando terapias complementarias como la acupuntura. Es el caso de la Unidad de Dolor del Hospital Virgen de las Nieves en Granada y el Hospital de Mataró de Barcelona.


En cuanto a la fitoterapia, si bien está presente en todas las facultades de Farmacia y cuenta con vocalías en la mayoría de los colegios de farmacéuticos, “aún está ausente en los planes de estudio obligatorios de las facultades de Medicina”, se lamenta el doctor Torres. Una tercera parte de los españoles confiesa haber utilizado plantas medicinales con fines terapéuticos en algún momento del año, y “si bien pueden contar con el consejo del farmacéutico, sería conveniente que los médicos también tuvieran conocimientos de dietética y fitoterapia, ya que así podrían aconsejar mejor e integrar estos tratamientos en el historial clínico”. De hecho,“muchos pacientes ocultan a sus médicos que están tomando plantas medicinales porque la mayoría de ellos desconocen sus propiedades”, apunta.