martes, 25 de octubre de 2016

La UEMS determina que el periodo de formación postgraduada no puede ser inferior a cinco años - Residentes - Elmedicointeractivo.com

La UEMS determina que el periodo de formación postgraduada no puede ser inferior a cinco años - Residentes - Elmedicointeractivo.com

El Médico Interactivo



La UEMS determina que el periodo de formación postgraduada no puede ser inferior a cinco años

La base del argumento radica en que los medios técnicos y las capacitaciones en el ejercicio de la Medicina cada vez son mayores, se explica en la Asamblea del organismo en Bruselas  


La Asamblea de la Unión Europea de Médicos Especialistas (UEMS) en su reciente reunión en Bruselas hizo una revisión sobre la formación postgraduada en Europa, considerando que el periodo formativo no puede ser inferior a cinco años. Además, se estudió la idoneidad de unificar la voz de la profesión médica ante el Parlamento Europeo, se revisó la situación financiera de la organización y se aprobó un cambio de su estructura ejecutiva.
La postura de la UEMS a la hora de proponer planes de formación de postgrado y de especialización es que el periodo formativo no puede ser inferior a cinco años, salvo alguna excepción, según informó el delegado de la OMC en la UEMS, el Dr. Tomás Cobo.
La base del argumento radica en que los medios técnicos y las capacitaciones en el ejercicio de la Medicina cada vez son mayores ante lo cual se precisa más tiempo de formación. Por otra parte, y en base a lo establecido por las actuales directivas europeas respecto a las horas de trabajo de un médico residente, se reduce considerablemente el número de guardias a realizar y alarga el período formativo para la especialización, al requerirse más tiempo de entrenamiento.
En otro orden de asuntos, se dieron los primeros pasos en busca de un único interlocutor con el Parlamento Europeo. "Mantenemos una colaboración abierta con el Comité Permanente de Médicos Europeos (CPME) y también con la Unión Europea de Médicos Generales/de Familia (UEMO)", señaló el representante español. Y se planteó la posibilidad de que en la UEMS haya una sección de médicos generales/de familia. Se trata de integrar a este colectivo, cuya especialidad está reconocida en una serie de Estados miembros como es el caso de España. La intención es de llegar a algún acuerdo con aquellos países que todavía no tienen contemplada esta especialidad.
Se propuso, por otra parte, el establecimiento de un sistema de funcionamiento similar al Erasmus para estudiantes, en esta ocasión para los médicos que estén realizando la formación de postgrado. “Se trata de ofrecer a los MIR la posibilidad de poder realizar un programa bien organizado de rotaciones fuera de nuestras fronteras”. Y también se acordó seguir potenciando los European Training Requirements (ETR Document) o planes básicos de formación para todas las especialidades en Europa, cuya finalidad es la de establecer un denominador común en la formación postgraduada en Europa, tanto de médicos residentes como de tutores.

Cambio en la estructura organizativa

Otro de los principales aspectos abordados en la reunión pasa por la aprobación del cambio de la estructura ejecutiva de esta organización, una propuesta que empezó a gestarse en la pasada reunión de Varsovia de octubre de 2015, con la creación de un grupo de trabajo para tal fin. El objetivo, según explicó el Dr. Tomás Cobo, es “dar más participación a las 43 secciones integradas en la UEMS en la toma de decisiones”.  
Las secciones especializadas, agrupadas en tres áreas: médica, quirúrgica y miscelánea y en las que participan las Sociedades Científicas, cada vez están siendo más activas en uno de los pilares fundamentales de la organización como es la formación postgraduado y continuada, y la calidad asistencial. De ahí el interés de incrementar su participación en la toma de decisiones, para lo cual se precisaba un cambio en la estructura, manteniendo la misma filosofía, en el sentido de que sean las entidades médicas nacionales las que soporten peso, responsabilidad y liderazgo de la UEMS, con una clara apuesta por el profesionalismo médico.
El objetivo final es que las secciones sean más escuchadas en el marco de este foro de especialistas europeos, sin que por ello tenga que variar ni la esencia ni la filosofía de la UEMS. El cambio sustancial radica en la creación de un consejo asesor que, en un momento determinado, puede contrastar su voto, y puede retrasar una votación hasta la siguiente asamblea.

Situación financiera de la UEMS

Años atrás se diseñó la Domus Médica Europea (DME), al objeto de constituirse como el centro neurálgico de representación de todas las organizaciones médicas europeas, para lo cual se llevó a cabo una importante inversión en dotar al edificio de todas las infraestructuras necesarias, y que, posteriormente, fue necesario afrontar con ciertas dificultades de índole económico.
Para ello se adoptaron una serie de medidas, entre ellas el adelanto de las cuotas por parte de las entidades médicas nacionales, el préstamo por parte de algunas secciones al Consejo de la UEMS para destinarlas a la hipoteca. Además, se decidió la apertura del edificio a otras entidades no solo médicas, cuyo alquiler ayudará a soportar la hipoteca. Todas estas medidas han dado su fruto, se ha mejorado, por tanto, la situación financiera, de tal manera que todo lo que se invierte sirve para financiar la hipoteca. De esa forma, la UEMS ahora tiene tres fuentes de ingresos bien desarrolladas: las cuotas de sus miembros, los procedentes de la EACCME, y ahora también de la DME.
“Todo ello va a permitir emprender acciones destinadas a diversas actividades relacionadas con la formación”, aseguró el Dr. Cobo, quien forma parte en representación de España del Comité financiero, presidido por el tesorero de la UEMS.