lunes, 10 de octubre de 2016

No a cribar con mamografías a los 35 pero sí a ampliar la edad de detección precoz - DiarioMedico.com

No a cribar con mamografías a los 35 pero sí a ampliar la edad de detección precoz - DiarioMedico.com



CÁNCER DE MAMA

No a cribar con mamografías a los 35 pero sí a ampliar la edad de detección precoz

La SEGO acalla la polémica: no tiene intención de proponer una rebaja en la edad de cribaje. Las sociedades reconocen, con todo, que es una práctica habitual y una demanda social.
Laura G. Ibañes. Madrid | laura.gutierrez@diariomedico.com   |  10/10/2016 00:00
 
 

El pasado miércoles, unas declaraciones emitidas en el foro de la AECC que invitaban a pensar que la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) propondría en breve unamamografía de control a los 35 años (cuestión que, tal y como ha informado DM, la SEGO en realidad descarta por completo) desataron la polémica rápidamente y alcanzaron los grandes titulares de la prensa generalista, tal y como suele suceder cada vez que se menta la edad para los cribajes de cáncer. ¿Qué había en realidad detrás de esta supuesta propuesta y de la polémica que suscitó rápidamente? En la práctica tan sólo la voluntad de defender lanecesidad de una detección precoz antes de los 50, pero de forma oportunista o en pacientes con factores de riesgo añadidos y necesariamente a través de mamografías.
Txanton Martínez-Astorquiza, presidente de la SEGO, explica al respecto que "el modelo actual de cribado poblacional nos parece adecuado, lo que no impide que se sigan haciendo mamografías oportunistas antes de los 50 años cuando se considere oportuno, como ocurre, por ejemplo, en el País Vasco, donde se realiza una encuesta y se hacen mamografías en las mujeres con antecedentes o mayor riesgo".
Javier de Santiago, coordinador de la Sección de Oncología y Patología Mamaria de la SEGO, incide en la idea: "No pretendemos cambiar el cribado poblacional, pero sí defendemos que no es una aberración, y además es una práctica habitual, la realización de mamografías oportunistas en pacientes con antecedentes, con dolor mamario....Además, es una realidad que buena parte de las mamografías se hacen actualmente fuera del cribado poblacional establecido, no sólo en la privada, sino también en la pública".
"¿Es esto rentable, eficiente y razonable? -se pregunta y responde a sí mismo De Santiago-. Probablemente no, pero responde a una demanda social y, como puede ocurrir también en el caso de las citologías, en ocasiones una reducción de las pruebas diagnósticas podría llevar a que las pacientes no acudan a la consulta para una mera revisión. Pero no, la sociedad no va a recomendar como tal un cribado a menor edad".
  • Las sociedades se inclinan por mejorar la detección precoz antes del cribaje de los 50 años, pero no necesariamente a través de mamografías
Con la cuestión ya sobre la mesa las reacciones a esta posibilidad, con todo, no se han hecho esperar. Carlos Vázquez, presidente de la Sociedad Española de Senología y Patología Mamaria (Sespm), que celebró su XXXV Congreso el pasado fin de semana, explica al respecto que "sí que existe un desplazamiento hacia edades más jóvenes en mujeres con cáncer de mama, aunque aún es muy bajo en relación a la población general. Dicho eso, otra cuestión es recomendar mamografías a partir de los 35 años", informa Enrique Mezquita desde Valencia.
En su opinión, sí puede ser positivo que la preocupación por la salud mamaria de las mujeres y que las revisiones comiencen a hacerse a partir de esa edad, "pero no siempre con mamografía", ya que "no nos parece que aporte demasiado beneficio, sobre todo si es una sola". Vázquez matiza también que "hay que desgajar de este grupo de mujeres menores de 35 años las que son portadoras de un cáncer de mama hereditario. Éstas requieren una revisión específica y anual a partir de los 25 años, y con lo que haga falta" .
La Sociedad Española de Epidemiología (SEE) opina también que "si no existen factores familiares o hereditarios no está justificado hacer acciones específicas en mujeres más jóvenes de 50 años, que es la edad recomendada para el cribado poblacional del cáncer de mama. Para realizar cribado tiene que haber evidencia de que los beneficios posibles superarán a los posibles efectos adversos (sobrediagnósticos, falsos positivos, falsos negativos...)".
En línea muy parecida, la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (Sespas) dice no tener "todavía una posición oficial sobre esta propuesta, pero la línea de trabajo que se sigue cuestionaría el balance entre el beneficio y el efecto adverso. Además,aunque ha aumentado la incidencia de cáncer de mama en todas las edades, no se ha observado un aumento significativo en las mujeres menores de 40 años".