martes, 3 de abril de 2012

Triple control para reemplazar a los troqueles en medicamentos: sticker, trazabilidad y responsable técnico


Triple control para reemplazar a los troqueles en medicamentos: sticker, trazabilidad y responsable técnico
El superintendente de Servicios de Salud, Ricardo Bellagio, participó del Ciclo Abierto de Debates de la Maestría en Administración y Sistemas de Servicios de Salud de la Fundación Sanatorio Güemes. Se refirió al funcionamiento de las obras sociales y entidades de medicina prepaga.

Durante su disertación en el auditorio de la Fundación Sanatorio Güemes, el funcionario puso el acento en primer lugar, "en no hablar más de subsistemas, excepto desde el punto de vista del financiamiento y de las prestaciones, ya sea de efectores privados, públicos o de la seguridad social".

"Estamos trabajando para que estos subsistemas se integren y articulen en un único sistema de salud", agregó.

Bellagio destacó la transformación en la composición de los recursos del sistema haciendo notar que "con la ley 18.610 (hace 40 años) el 99.9 % de los beneficiarios eran asalariados y hoy tenemos monotributistas, monotributistas sociales, personal del servicio doméstico, recursos por el SANO (Subsidio Automático Nominativo de Obras Sociales), entre otros".

Actualmente, destacó el Superintendente, “en el padrón de beneficiarios solo el 66% corresponden a asalariados, la población evolucionó y el padrón creció".

Para graficar esta situación puntualizó, "en 2003 el sistema tenía, con Pami incluido, 14 millones de personas y en 2011 terminamos con 19 millones de personas." En este sentido recordó, “el proceso de inclusión social actual permite que más del 57% de la población se encuentre dentro de la seguridad social nacional y provincial, es decir más de 24.000.000 de personas, pero requiere de un trabajo de integración que estamos realizando”.

En relación a la opción de cambio de obra social, Bellagio planteó que las opciones de cambio fueron evolucionando desde que se implementaron en 1998 hasta el 2011. “Desde 2008 a 2009 bajaron las opciones, ya que se implementó la certificación de firmas en los formularios de opción de cambio debido a las denuncias penales por falsificación de firmas que existían”, aseveró.

Aclaró que actualmente volvieron a presentarse estas irregularidades, “por eso ahora vamos a instaurar la necesidad que el beneficiario cuente con una clave fiscal para la opción de cambio, a través de un acuerdo que realizamos con la AFIP”, informó.

Con respecto a la nueva ley que regula a las entidades de medicina privada (EMP) -ley Nº 26.682, que entró en vigencia en mayo de 2011-, El funcionario sostuvo que “el primer problema que encontramos fue quiénes estaban comprendidos en la ley, por lo que se modificó el artículo 1º de la ley para poder regular por el objeto”. Así, explicó “ en diciembre de 2011, se publicaron el Decreto 1991, que modificó este punto, y el decreto 1993 que reglamentó la actividad de cobertura privada”.

Un dato clave que planteó el Superintendente fue que “a la fecha se encuentran inscriptas en el registro de la Superintendencia 568 entidades de medicina privada, teniendo en cuenta que algunas solo brindan planes de cobertura parciales”.

En esta línea, Bellagio subrayó “estamos tipificando las entidades y encontramos que uno de sus principales problemas es que no pueden cumplir con el Programa Médico Obligatorio (PMO).” y agregó: “hay entidades que ni siquiera cumplen con un capítulo completo del PMO, por eso hay que ir adecuando las EMP a la nueva ley”.

Además, aclaró “en 60 días las EMP tiene que entregar en la Superintendencia el padrón de usuarios, con lo que podremos comparar este padrón, con el padrón de beneficiarios de Obras sociales disponible en la Superintendencia “.

Sobre este punto, el superintendente enfatizó que “a propósito de las auditorías realizadas por la Auditoría General de la Nación (AGN), en el informe presentado por la AGN se destaca que el padrón de beneficiarios de obras Sociales de la Superintendecia presenta tan solo un 0,06% de desvío del padrón”.

El Superintendente también se refirió al trabajo que se encuentran realizando desde la Superintendencia para definir “qué es un plan superador o complementario, ya que todos hablamos de esto, pero no está definido”, explicó. En este sentido, subrayó “las EMP tienen que definir un plan médico asistencial ante la Superintendencia, porque necesitamos conocer el PMA básico que ofrecen que no puede ser inferior a lo que establece el PMO”.

Por otro lado, Bellagio anunció que firmará un “acto administrativo que incluya en su anexo un modelo de contrato al que deberán adecuarse los contratos que se suscriban entre las entidades y los usuarios”.

Respecto a las preexistencias, el funcionario recordó que en la ley están clasificadas como temporarias (ej un embarazo), crónicas y de alto costo, baja incidencia. Pero señaló que “las únicas que están en la reglamentación de la ley son las temporarias, por lo que estamos reglamentando el resto a través de resoluciones,reuniéndonos con las diferentes cámaras que nuclean a las EMP”.

En relación al aumento de cuotas de las EMP, el funcionario aseguró que “con la ley y su reglamentación hoy existe una metodología para solicitar el aumento y dice claramente que las EMP deben presentar en la Superintendencia su solicitud de aumento de cuota, quien remitirá un informe a la Secretaría de Comercio Interior, quien va a dictaminar sobre la estructura de costos y luego el Ministerio de Salud aprobará o no el aumento solicitado”.

Planteó que ”los mayores de 65 años que tengan una antigüedad mayor a 10 años en una misma EMP, no se les puede aplicar el aumento en razón de su edad”.

Por último, el funcionario hizo referencia a la trazabilidad de medicamentos, y recordó que se publicó una nueva disposición -1831/2012 ANMAT- donde se establece “no solo el control de trazabilidad, sino también la inviolabilidad del empaque del producto medicinal”.

En este sentido, informó que “hoy hay 80 moléculas que están dentro del programa de trazabilidad y el objetivo es contar con la información del laboratorio a la droguería, de la droguería a la farmacia y de la farmacia al público.” A través del programa de la ANMAT, “se puede emitir un certificado de trazabilidad en cada etapa por cada uno de los actores de la cadena”, continuó explicando el funcionario.

Respecto a este sistema, Bellagio acentuó que “todas las obras sociales deben utilizar la trazabilidad, a partir de la designación de un responsable por cada obra social, ya que a partir de julio, van a tener que cumplir con una resolución que establece que si no se certifica la trazabilidad, no van a poder presentar la documentación para reintegros”·.

En sínteis, concluyó, “se elimina el uso de troqueles y van a existir tres controles: un sticker para la inviolabilidad del envase del producto medicinal, el sistema de trazabilidad y la opinión del responsable de trazabilidad de cada obra social”.

Para finalizar destacó, “el sistema de trazabilidad evita la falsificación y estafa al estado y a las mismas obras sociales, y finalizó “tenemos que trabajar en conjunto, financiadores y prestadores con este sistema”.
Secretaría de Comunicación Pública