martes, 29 de noviembre de 2016

Galicia: dos asesores virtuales inteligentes para dar más autonomía - DiarioMedico.com

CARDIOVASCULAR Y DETERIORO COGNITIVO LEVE

Galicia: dos asesores virtuales inteligentes para dar más autonomía

Galicia ha acogido la presentación de dos herramientas TIC que facilitarán la monitorización, el empleo de terapias avanzadas y de técnicas de motivación para alcanzar hábitos saludables en pacientes cardiovasculares y con deterioro cognitivo leve.
María R. Lagoa. Santiago   |  29/11/2016 16:52
 
 
Conseguir asesores virtuales inteligentes que contribuyan a dar más autonomía a los pacientes cardiovasculares y con deterioro cognitivo leve es una meta ambiciosa pero que puede ser una realidad en 2018.
Con este objetivo trabajan los equipos que están detrás de los proyectos Prebencar Rising, dos propuestas que nacen de necesidades asistenciales detectadas por los profesionales sanitarios y que se centran en el desarrollo de herramientas TIC para su uso en el ámbito sanitario. Con ellas, los pacientes podrán gestionar su salud a diario, seguir terapias avanzadas y personalizadas, o técnicas de motivación para alcanzar hábitos saludables basadas en la gamificación, es decir, en el uso de juegos con fines terapéuticos.
Ambos proyectos acaban de presentarse en Galicia. Están impulsados por los consorcios formados por las empresas Balidea y Imagames, en el caso de Prebencar, y Atendo, FrutosDS y Balidea, en el de Rinsing.
Están cofinanciados por la Agencia Gallega de Innovación (GAIN), a través del programa Conecta Peme, que cuenta con fondos Feder.
Especialistas en Cardiología y Neurología del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS), que colaboran por medio de la Fundación Ramón Domínguez de investigación, se encargan de la dirección médica. En el área más tecnológica participan el Centro Singular de Investigación en Tecnologías de la Información (Citius) y el Instituto Tecnológico de Matemática Industrial.
Prebencar será una aplicación de prevención y bienestar cardiovascular. Las personas que sufren un evento cardiovascular serán los principales subsidiarios, aunque servirá también para pacientes de alto riesgo: "No queremos quedarnos sólo en el consejo médico, queremos dar al paciente una herramienta que le ayude", ha enfatizado Carlos Peña, cardiólogo responsable de la Unidad de Rehabilitación Cardiaca del CHUS, refiriéndose a Prebencar. La aplicación monitorizará de forma automática todos los parámetros de salud cardiovascular y promoverá hábitos saludables, como la actividad física, el descanso y la buena alimentación.
Personalización
El principal avance de esta propuesta es su alto nivel de personalización. En función del comportamiento del usuario, la aplicación realizará una acción para garantizar el cumplimiento de la terapia y que se controlen los factores de riesgo. Además, ofrecerá información diferenciada si el perfil de acceso es el paciente, un familiar o un profesional médico.
"El dispositivo tendrá refuerzos positivos que recordarán al paciente, por ejemplo, que tiene que caminar cuando lleva demasiado tiempo sin hacerlo o le propondrá juegos para alcanzar determinados retos", ha comentado Peña.
La inversión de este proyecto asciende a 700.000 euros.
Deterioro cognitivo
NETA (nieta en gallego) será el nombre que recibirá el software que se diseñará dentro de Rising. "La idea es emular a esa nieta cómplice de su abuela o abuelo en esos primeros despistes, cuando quizás no tiene la comprensión de otros adultos, y le ayuda a recordar las obligaciones diarias o que tiene que tomar una pastilla", ha explicado María del Carmen López, responsable de la oficina de I+D+i de Balidea.
Los destinatarios son, por tanto, los individuos que empiezan a sufrir pérdidas de memoria o alteraciones leves de otros dominios cognitivos, que se ven autónomos y quieren seguir haciendo su vida cotidiana en su casa. Es por ello que se diseñarán herramientas y terapias basadas en la potenciación de la vida diaria, utilizando también la gamificación para que sean más amenas.
"Ésta es la gran revolución del proyecto. Estas personas suelen ser mayores y seguramente no les motiva un juego de Wii; seguro que les interesa mucho más una actividad que tenga que ver, por ejemplo, con la lista de la compra", señala López.
Precisamente porque se trata de un colectivo poco familiarizado con la tecnología se pretende desarrollar "un software amigable" para su edad e intereses. Como la mayor parte de estas personas se manejan mejor con la televisión, se valora la posibilidad de emplear la Smart TV.
Con Rising también se podrá monitorizar el comportamiento del paciente y la información servirá a sus médicos para modificar el tratamiento y la medicación, si es necesario.
Los expertos consideran que una intervención temprana en este tipo de dolencias puede retrasar su evolución, así que ralentizar la enfermedad es otro de los beneficios que puede tener Rising.
La inversión prevista es de 1.118.000 euros.