martes, 29 de noviembre de 2016

Las compañías de seguros de salud ganan importancia en la facturación de los hospitales privados

Las compañías de seguros de salud ganan importancia en la facturación de los hospitales privados
Noticias Farmacia

compantildeiacuteas

1212
La encuesta de la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE), correspondiente a 2016, recoge que las aseguradoras de Salud están ganando importancia en la facturación de los hospitales  y centros privados. Este aumento proporcional en la cuenta de resultados coincide con un descenso de centros privados concertados con las administraciones sanitarias, junto a escasos desarrollos del mercado privado y el Turismo de Salud.
En los últimos tiempos el mercado de las compañías que ofrecen seguros de Salud ha crecido en el contexto de la sanidad española. Uno de los rasgos principales de ese crecimiento es la competencia en precios a la baja, de forma que un seguro anual cuesta aproximadamente 50 euros en España, frente a los 300 euros que suele costar en Alemania. En cuanto a los centros privados que realizan la provisión de servicios sanitarios de estas compañías, suelen trabajar con 20 de ellas, aunque existe un grupo  de 10 con mayor actividad (Top10) y otro aún más importante de 5 aseguradoras (Top5), que acapara el 30% del aseguramiento privado. Como tónica general de todas ellas, está la referida competencia a la baja de los precios de las pólizas, cuya primera consecuencia es que el 56% de los centros privados confiesan que han tenido que aumentar sus tarifas, por un lado, y por otro, ajustar las condiciones económicas de los médicos que trabajan para ellos. No obstante, la subida media de las tarifas no ha superado, como media, el 4%.
Los datos anteriores se derivan de la “Encuesta sobre Aspectos de Gestión en Centros Privados 2016”, elaborada por la Alianza de la Sanidad Privada Española, contando con la colaboración de la consultora Deloitte. La presentación del documento tuvo lugar en la sede madrileña de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE). Durante la misma, la presidenta de ASPECristina Contel, explicó que, además del creciente porcentaje que están adquiriendo las aseguradoras en la facturación de los centros privados, se da el fenómeno simultáneo del descenso de los conciertos públicos en sus cuentas de resultados. Esta contracción de la contratación pública nace, fundamentalmente de decisiones políticasque se están adoptando en determinadas comunidades autónomas, como Cataluña o la Comunidad Valenciana. Una tendencia que, especialmente en Cataluña, no es comprendida por los responsables de ASPE, ya que allí la asistencia sanitaria total está concertada en un 70%.
La presidenta Contel, precisó que el 48% de los centros privados experimentó una reducción de su actividad en conciertos públicos. Esta reducción de los centros privados concertados, convivió, sin embargo para Contel, con un aumento de la actividad de aquellos que siguen estando contratados para ello. Por otro lado, esta tendencia a la baja de los conciertos, coincidió con el referido aumento de la dependencia de las aseguradoras. Concretamente, el 29% de los centros privados respondió a la encuesta que menos del 40% de su facturación correspondió a aseguradoras, mientras que para el 26% de ellos, dichas aseguradoras son su fuente exclusiva de facturación. Por ello, la presidenta de ASPE estimó que el sector debería explotar en mayor medida otros nichos de mercado alternativos a conciertos públicos y aseguradoras.
En esa búsqueda de nuevos nichos, explicaron Cristina Contel y Marcos Guerra, director de Salud de Deloitte, el mercado totalmente privado, Out of Pocket, referido a los clientes y pacientes que se costean íntegramente sus asistencia sanitaria privada, solo representa el 15% de la facturación del 60% de los centros privados. Esto supone, de momento, una débil alternativa a la bajada de los conciertos públicos y a las posiciones dominantes de las aseguradoras. Una situación que tampoco se ve corregida por el escaso peso que ha adquirido el Turismo de Salud, a pesar de los esfuerzos de APSE y el hub Spaincares.
Además de los responsables mencionados, estuvieron presentes en la presentación de la encuesta directivos de la sanidad pública, privada o concertada. Entre ellos, destacó la ponencia del doctor Manuel Vilches, director general del Instituto para el Desarrollo y la Integración de la Sanidad (IDIS). Además de aportar reflexiones sobre las dificultades y persecuciones que padece la sanidad privada española en distintos ámbitos territoriales, describió cómo los hospitales privados han tenido que cambiar un mal pagador (la Administración) por un peor negociador (las aseguradoras). Además , el experto comentó algunos aspectos básicos del hospital que él mismo dirige. Efectivamente, desde hace 6 años, el doctor Vilches es director gerente del Hospital Nisa Pardo de Aravaca en Madrid, un centro asistencial de cuatro plantas y muy poca dependencia de la contratación pública. Como rasgo diferenciador de su organización, Vilches destacó la organización circular de los servicios hospitalarios en torno a los quirófanos, de forma que se gana mucho en eficiencia y seguridad para el paciente.
En otro momento, también destacó la intervención de Jesús María Rodríguez, adjunto a la gerencia del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz. Su primera reflexión también fue para afirmar que en la realidad nacional actual, la sanidad privada reduce de manera muy importante la presión asistencial que sufre el Sistema Nacional de Salud (SNS). En cuanto a las razones por las que su hospital es el primer centro en preferencia de los ciudadanos de la Comunidad de Madrid, en virtud del decreto autonómico que permite la libre elección de médico y hospital, destacó las estrategias de satisfacción al paciente (cliente) y sus políticas retributivas a los médicos, con objetivos de desempeño pactados al inicio de cada ejercicio y emolumentos vinculados a los mismos en concepto de incentivos.

Pie de foto:   Cristina Contel, presidenta de la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE), junto a Marcos Guerra, consultor de Deloitte