miércoles, 30 de noviembre de 2016

Los médicos precisan más herramientas para enfrentarse a situaciones en las que no es posible curar al paciente - OMC Y Colegios - Elmedicointeractivo.com

Los médicos precisan más herramientas para enfrentarse a situaciones en las que no es posible curar al paciente - OMC Y Colegios - Elmedicointeractivo.com

Los médicos precisan más herramientas para enfrentarse a situaciones en las que no es posible curar al paciente

Los profesionales a menudo no se sienten bien formados en dar las malas noticias, evaluación de pronóstico, gestión de control síntomas o en ayudar a los pacientes a tomar decisiones difíciles



El Médico Interactivo | 29 - Noviembre - 2016 14:30 h.

Los médicos a menudo no se sienten bien formados en las áreas de dar las malas noticias, de la evaluación de pronóstico, de la gestión de control síntomas o en ayudar a los pacientes ante decisiones difíciles. Así se ha destacado en la I Jornada de Humanización en Cuidados Paliativos, organizada por la Fundación para la Formación de la Organización Médica Colegial (FFOMC) junto a la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios (OHSJD) en España, a través de la Fundación Juan Ciudad (FJC), que ha abordado la formación y competencia, y la bioética y profesionalismo en cuidados paliativos.

La situación de la formación de los profesionales en cuidados paliativos está cambiando poco a poco, aunque “tradicionalmente no han tenido un nivel alto dentro de la educación general y la formación de los profesionales sanitarios”, reconoce el Dr. Jacinto Bátiz, jefe de la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital San Juan de Dios de Santurce y miembro de la Comisión Central de Deontología de la Organización Médica Colegial (OMC).

Tradicionalmente la formación académica en Medicina se ha centrado en la curación como objetivo, lo que ha provocado que en muchos casos los profesionales carezcan de herramientas clínicas y personales, para enfrentarse a situaciones en la que no es posible curar al enfermo.

El Dr. Bátiz destaca que esta falta de formación suele derivar en tres tipos de actitudes en los profesionales sanitarios: “Los que consideran que se encuentran ante una situación compleja y deciden evitarla y dejan a la persona enferma y a su familia a la libre evolución de su proceso, entendiendo además que los cuidados paliativos sólo deben ser aplicados en las fases agónicas; los que consideran una situación nimia y de escasa complejidad que puede ser fácilmente manejada con unos mínimos conocimientos técnicos y la atención de los síntomas físicos; y los que ante el miedo y las reticencias a aceptar la situación, emprenden actitudes más intervencionistas y evitan la comunicación y los encuentros incómodos con el enfermo y su familia”.

Estas tres actitudes (el abandono, la autosuficiencia y el miedo) pueden provocar que la persona al final de la vida y su familia sufran la falta de atención integral del proceso, la falta de apoyo domiciliario y la escasez de cuidados continuados. Sin embargo, el Dr. Bátiz incide en que “hay evidencia alentadora de que estas actitudes se evitan con los conocimientos y las habilidades adquiridas durante la formación académica y de post-grado. La formación en cuidados paliativos se ha comprobado que es una buena inversión para cuidar mejor al final de la vida, al enfermo y a su familia”, explica.

Diferencias entre facultades

Según los datos que manejan los expertos, aproximadamente la mitad de las 42 facultades de Medicina españolas ofrecen algún tipo de docencia en cuidados paliativos, en el grado. Hay nueve facultades en las que existe alguna asignatura obligatoria con la denominación Cuidados Paliativos; en algunas, la materia relacionada con cuidados paliativos se imparte en el contexto de asignaturas más extensas o con otras denominaciones. En trece facultades, la materia de Medicina paliativa se ofrece como asignatura opcional. Imparten asignaturas de cuidados paliativos dos profesores titulares y, al menos, ocho docentes con contratos de profesor asociado o como responsables de cátedras de cuidados paliativos patrocinadas.

“Existen cursos postgrado en formato Máster en Cuidados Paliativos que se imparten en varias universidades, pero por iniciativa de aquellos profesionales que estamos implicados en cuidados paliativos y que consideramos que es fundamental la formación como uno de los grandes pilares para poder ofrecer una atención de calidad en el proceso de una enfermedad avanzada incurable”, apunta el Dr. Bätiz, que recalca que “las facultades de Medicina debieran equilibrar las disciplinas orientadas a la medicina preventiva, a la Medicina curativa y a la Medicina paliativa. Tres ramas de la Medicina que son complementarias y necesarias”.

Los expertos destacan la importancia de que exista implicación política en esta formación. “Quienes toman las decisiones en nuestro país tendrían que asegurar que los cuidados paliativos sean una parte esencial de la formación y la educación continua de los médicos, enfermeras, trabajadores sociales, psicólogos y otros profesionales sanitarios”, insiste Bátiz.