lunes, 28 de noviembre de 2016

“La Medicina Interna, con su visión global del paciente, es uno de los pilares de los hospitales - Sociedades Científicas - Elmedicointeractivo.com

“La Medicina Interna, con su visión global del paciente, es uno de los pilares de los hospitales - Sociedades Científicas - Elmedicointeractivo.com
El Médico Interactivo

“La Medicina Interna, con su visión global del paciente, es uno de los pilares de nuestros hospitales"

Javier Marión, director gerente del Servicio Aragonés de Salud, anuncia un plan para coordinar la asistencia a los pacientes crónicos


Javier Marión, director gerente del Servicio Aragonés de Salud (Salud), ha anunciado que "en un breve plazo de tiempo" se presentará un plan autonómico con medidas concretas para coordinar la asistencia a la cronicidad. “Desde el Departamento de Sanidad del Gobierno de Aragón apostamos por un nuevo modelo para abordar al paciente crónico, con actuaciones conjuntas entre Atención Primaria y Especializada, de modo que los ingresos hospitalarios puedan canalizarse sin pasar por las Urgencias, y en este proyecto la Medicina Interna es una pieza capital”, ha explicado el gerente del Salud, que ha intervenido en el Congreso de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI), que reúne en Zaragoza a más de 2.200 internistas de España, Portugal y países latinoamericanos. 
Marión ha agradecido la labor que hacen los internistas: “La Medicina Interna, con su visión global del paciente, es uno de los pilares fundamentales de nuestros hospitales, tanto por su trabajo en las plantas asignadas como por el soporte y el apoyo permanente a otras especialidades. Es frecuente encontrar a internistas trabajando casi en cualquier planta del hospital, incluidas las zonas quirúrgicas”.
“El envejecimiento de la población, del que tanto sabemos en Aragón, va acompañado de un aumento de las enfermedades, y sois los internistas, junto con los médicos de Familia, quienes habitualmente tratáis a estos pacientes, que con frecuencia presentan multimorbilidad, pluripatologías y fragilidad, y que necesitan una continuidad asistencial real. Además, a veces se encuentran en los últimos días de sus vidas. En los últimos años se ha producido una transición epidemiológica que nos ha llevado a una prevalencia cada vez mayor de este tipo de pacientes”. La cronicidad, según Marión, es uno de "los nuevos retos de difícil solución, que deben ser afrontados entre todos, los profesionales, los gestores y el resto de la sociedad, para hacer sostenible el sistema sanitario”.

Abordaje de las enfermedades raras

En el transcurso del congreso se ha tratado el abordaje de las enfermedades raras, en el que el especialista en Medicina Interna desempeña una labor fundamental, especialmente en la transición de los pacientes de la edad pediátrica a la adulta. Mónica López, coordinadora del Grupo de Enfermedades Minoritarias de la SEMI, ha explicado que una de las causas de los retrasos y errores diagnósticos es el desconocimiento de estas patologías entre los profesionales sanitarios. “Desde nuestra responsabilidad como médicos y como sociedad científica reivindicamos una mayor visibilidad y conocimiento de estas enfermedades”, ha comentado. De hecho, la SEMI fomenta la realización de mesas redondas, foros de debate y ponencias en congresos para mejorar su conocimiento.

Atención en las últimas horas de vida

Por otra parte, en el encuentro de Zaragoza también se han presentado los resultados del estudio UDVIMI, que analiza la atención a los pacientes que fallecieron en los servicios de Medicina Interna en los hospitales públicos y privados españoles. El estudio ha sido dirigido por Jesús Díez-Manglano y Soledad Isasi de Isasmendi, del Hospital Royo Villanova de Zaragoza, y han participado 145 hospitales españoles y 2 argentinos, que han recogido los datos de 1.457 pacientes fallecidos en diciembre de 2015.
Entre las conclusiones, destaca que la edad media de los pacientes fallecidos fue de 82 años. En el 62 por ciento de los casos el fallecimiento era esperable cuando el paciente ingresó en el hospital. Un 84 por ciento de los pacientes tenía algún síntoma de enfermedad avanzada  (disnea, 47 por ciento). Además, el 52 por ciento podían ser considerados pacientes en situación terminal en el momento del ingreso, pero solo el 32 por ciento estaba registrado en la historia clínica, y, de ellos, un 3 por ciento había declarado sus voluntades anticipadas.