viernes, 4 de noviembre de 2016

Comín: 'A mayor desigualdad económica, mayor desigualdad sanitaria' - DiarioMedico.com

Comín: 'A mayor desigualdad económica, mayor desigualdad sanitaria' - DiarioMedico.com



DIFERENCIAS SOCIOECONÓMICAS

Comín: "A mayor desigualdad económica, mayor desigualdad sanitaria"

Las diferencias socioeconómicas son la principal causa de las desigualdades en materia de salud, y es necesario llevar a cabo una estrategia política que tenga en cuenta a todos para poder mejorarlas. Ésta ha sido la tesis defendida por Antoni Comín, consejero de Salud de la Generalitat de Cataluña en la conferencia organizada por el Observatorio de Bioética y Derecho de la Cátedra Unesco de Bioética de la Universidad de Barcelona y que tuvo lugar en el Aula Magna de la Facultad de Derecho.
Miguel Ramudo. Barcelona   |  04/11/2016 11:21


Comin
Ricardo García, Xavier Pons, Antoni Comín y María Casado. (Jaume Cosialls)
Ocho años es la diferencia en la esperanza de vida entre vivir en los barrios más ricos de San Cugat del Vallés a hacerlo en los más pobres del Prat del Llobregat o Sant Adrián de Besos. Con este dato arrancaba su conferencia el consejero de Sanidad, Antoni Comín, para ejemplificar como en Cataluña, a día de hoy, si existe una desigualdad en materia de salud. Aunque estas diferencias no son peores que las existentes en la mayoría de países más desarrollados, si es cierto que se han agravado durante los años más duros de la crisis.
Y es que en su charla, el titular del Departamento de Salud de la Generalitat apuntaba a las diferencias socioeconómicas como la principal causa de la desigualdad sanitaria. Aunque reconocía la importancia de la biología, como en el caso de la herencia genética, hastaun 70 por ciento de los factores determinantes de la salud están de alguna manera relacionados con factores tanto sociales como económicos. A parte del dato referente a la esperanza de vida media, Comín señalaba otros indicadores en los que se podía ver esta relación. Así por ejemplo apuntaba que la obesidad, entre los niveles más pobres de la población, llega a alcanzar el 19 por ciento, mientras que en la clases más pudientes apenas si alcanza el 7,5 por ciento.
"En los menores de quince años, hijos de madres sin estudios o con estudios primarios, un 40 por ciento consume productos hipercalóricos. Por el contrario, en las familias con estudios superiores encontramos que tan sólo lo hace el 19 por ciento. Está claro pues que el nivel social tiene una influencia muy directa en los hábitos de vida saludable" explicaba el consejero de Salud. En su ponencia avisaba además que, a pesar de que los grandes indicadores de salud han aguantado durante la crisis, y que de hecho incluso ha aumentado la esperanza de vida, si se profundiza un poco más en el análisis se puede constatar como muchos otros indicadores específicos han ido empeorando.
Soluciones ante la desigualdades en salud
Ante esta situación, Comín tenía claro que no es posible garantizar el derecho a la salud de todas las personas. Sólo una actuación conjunta de toda la administración ante la desigualdad económica puede ayudar a paliar y reducir estas diferencias. En este sentido se enmarca el Plan Interdepartamental de Salud Pública (Pinsap). "Yo siempre digo que el presidente tiene catorce consejeros de salud, porque en el fondo todas las políticas acaban siendo políticas de salud."
En su conferencia, Antoni Comín dejaba claro que para él la principal herramienta para conseguir reducir estas desigualdades en materia de salud es llevar a cabo políticas fiscales destinadas a una mejor redistribución de las rentas y riquezas. Aunque señalaba que algunos de estos cambios no dependían únicamente del gobierno autonómico, si reconocía que si disponían de ciertas competencias para llevar a cabo esta tarea. "La construcción de un estado del bienestar que ayude a luchar contra la desigualdad social y económica es la mejor política de salud posible."
Mejoras en la red asistencial
Comín apuntaba también que aunque la solución no está en aportar más dinero a la red asistencial para lograr reducir estas desigualdades sanitarias, esto tampoco debía obviarse. El consejero señalaba que a día de hoy el sistema de salud catalán es muy bueno, al nivel de los mejores de Europa. Pero que esto no bastaba y eran conscientes de la necesidad de seguir trabajando para mejorar tres aspectos que él considera fundamentales: la universalidad del sistema, su carácter público y la equidad.
En este sentido, uno de los principales esfuerzos que Comín y el Departamento de Salud están llevando a cabo es el de buscar garantizar el acceso al sistema de salud, tanto desde un punto de vista espacial como temporal. El consejero señalaba que, a día de hoy, únicamente faltaría un hospital en la red que garantizase el acceso espacial, el que atendería a la zona del Vallés Occidental. En este sentido se enmarcaba el anuncio realizado recientemente de la intención de comprar el Hospital General de Cataluña para cubrir esta necesidad.
Más complicado será la mejora en el acceso temporal. En este sentido cabe destacar el Plan de mejora de los tiempos de espera. Reconociendo que resulta imposible acabar con las listas de esperaComín señalaba que los esfuerzos estarán centrados en reducir el tiempo que los pacientes estarán en estas listas. Unos esfuerzos que se centraran sobre todo en la fase de diagnóstico, dónde consideran que es más factible llevar a cabo una mejora cualitativa relevante.
En lo que respecta al principio de universalidad del sistema, el consejero anunciaba también que tienen previsto llevar adelante a mediados de noviembre una ley en el Parlamento catalán que la garantice. Aunque Comín reconocía que dicha ley chocaría directamente con el Real Decreto aprobado por el Partido Popular en el 2012, también se mostraba dispuesto a luchar por un acceso a la sanidad de todos los ciudadanos como un principio irrenunciable.
Reforma de la Atención Primaria
En su charla, Comín señalaba que la atención primaria resultaba clave para afrontar las desigualdades en salud. Por ese motivo es que está previsto también llevar a cabo un nuevo sistema de pago de la primaria que ayude a que esté más capacitada para combatir estas desigualdades. "Si hasta ahora había un sistema distributivo en el que a igual población se destinaban iguales recursos, ahora proponemos uno en el que lo que primen sean las necesidades."
Y aun va más allá el ambicioso proyecto del consejero. No se trataría únicamente de tener en cuenta las necesidades que los centros de primaria se encuentran, sino de buscar más allá y tener en cuenta la situación del entorno en el que se ubican. Comín tiene muy claro que muchas veces las propias dificultades sociales y económicas dificultan el acceso a la red asistencial, y motivan que las verdaderas necesidades queden sin manifestarse.