jueves, 17 de noviembre de 2016

El Estado de Colorado legaliza el suicidio asistido - DiarioMedico.com

APROBADO POR REFERÉNDUM

El Estado de Colorado legaliza el suicidio asistido

El Estado americano de Colorado ha aprobado la práctica del suicidio asistido mediante referéndum. La medida permite a los mayores de 18 años solicitarlo si están enfermos o tienen una expectativa de vida inferior a seis meses.
G.E. Madrid   |  17/11/2016 12:47
 
 
Colorado se ha convertido en el quinto país de Estados Unidos que legaliza, esta vez mediante referéndum, el suicidio asistido. Se suma así a Oregón, California, Washington y Vermont. Además, el Tribunal Supremo de Montana permite que un médico, en caso de demanda por esta práctica, alegue como causa de exoneración de responsabilidad civil o penal el consentimiento del enfermo.
La medida legal, respaldada por el 64.61 por ciento de quienes ejercieron el derecho al voto, permite a los residentes mayores de 18 años solicitar el suicidio asistido si están enfermos y tienen una expectativa de vida inferior a seis meses. El juicio clínico sobre la esperanza de vida debe ser validado por dos médicos, que también tendrán que confirmar que el paciente es competente para tomar una decisión libre e informada. Para obtener la prescripción del fármaco letal, será precisa una solicitud por escrito firmada por dos testigos -que acreditarán que el paciente pretende acabar con su vida voluntariamente y sin coerción- y que deberá repetirse verbalmente en dos ocasiones entre las que transcurrirán no menos de dos semanas.
Las peticiones se dirigirán al médico de atención primaria, que será uno de los que evalúen la competencia. En caso de duda sobre este particular, se pedirá el dictamen de un psiquiatra o un psicólogo. Como es natural, el paciente podrá cambiar de opinión en cualquier momento, aunque ya se le haya expedido el fármaco letal.
La norma protege la objeción de conciencia tanto del médico como del farmacéutico y la hace extensible a las instituciones sanitarias, que podrán prohibir a su personal la prescripción o dispensación de fármacos con fines de suicidio asistido. Esta información deberá facilitarse a los candidatos a un empleo en el centro antes de firmar el contrato.
La ley de Colorado sigue las pautas de la aprobada hace casi dos décadas por Oregón. La experiencia en este último Estado muestra que la esperanza de vida inferior a seis meses es controvertida en cuánto garantía para evitar abusos. No sólo por los errores de pronóstico, pues hay pacientes que viven más y dilatan o acaban declinando el uso del fármaco, sino también por el concepto. Por ejemplo, un enfermo de sida, hepatitis C o diabetes solo tiene una esperanza de vida inferior a seis meses si deja la medicación, pero de hecho se les considera candidatos aptos para solicitar el suicidio asistido.
Otra de las críticas que se han vertido sobre el sistema es la dificultad para medir su impacto real. Aunque la expedición de la receta del fármaco letal genera una copia que es enviada a la Administración sanitaria, el certificado de defunción consigna como causa de la muerte la enfermedad subyacente, por expresa disposición de la ley.