jueves, 10 de noviembre de 2016

El Servicio Catalán de Salud prefiere transformar a reformar el Sistema Nacional de Salud

El Servicio Catalán de Salud prefiere transformar a reformar el Sistema Nacional de Salud
Noticias Farmacia

servicio catalaacute

9
En la décimo segunda edición de los almuerzos sanitarios 2.0 de la Casa Convalescència, el director general del Servei Català de la Salut se mostró más partidario de transformar en profundidad el Sistema Nacional de Salud que de meramente reformarlo.
Este miércoles, 9 de noviembre, se celebró una nueva edición de los Esmorzars Sanitaris 2.0 a Casa Convalescència. En esta ocasión se trató de un encuentro organizado por la Fundació Salut i Envelliment, de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), contando con el patrocinio de la farmacéutica Pfizer. Como invitado estrella participó el director del Servei Català de la SalutDavid Elvira i Martínez. Su conferencia llevó por título “Visión del Sistema Nacional de Salud de futuro. ¿Hacia dónde vamos?”. Como tesis principal de su exposición, Elvira se mostró reiteradamente partidario de transformar dicho modelo en lugar de simplemente reformarlo.
Un matiz importante que, en su opinión, se debe sostener sobre 4 ejes básicos de transformación: intensificar la intervención comunitaria; dedicar más esfuerzos y recursosa trabajar el ámbito de la salud mental; potenciar los servicios en red para generar más masa crítica y garantizar la equidad en el acceso a tratamientos innovadores; además de fomentar una participación más amplia y a la vez comprometida y responsable de los diferentes agentes que intervienen en el ámbito sanitario.
Durante su ponencia, Elvira también repasó algunas de las políticas que se llevan a cabo desde el departamento de Salud de Cataluña, con objeto de asegurar la sostenibilidad del sistema en el futuro y de que pueda, así mismo, incorporar los avances médicos y tecnológicos que vayan surgiendo a corto y medio plazo.
Como en anteriores ocasiones, Elvira tuvo presentes los principales efectos de la crisis económica en la Sanidad catalana, además del desempleo que ha golpeado con severidad a la sociedad española en su conjunto. Principalmente elogió el papel desempeñado por los médicos y demás profesionales sanitarios, que han sabido mantener a flote el sistema asistencial, a pesar de haber visto mermados sus salarios entre un 11 y un 20% durante la crisis. Estas bajadas de sueldo, junto a las reducciones de precios y plantillas no han servido para otra cosa, según el ponente, que para expresar la vulnerabilidad de un sistema sanitario al que no se le han hecho las reformas necesarias. Un sistema que tiene frente a sí fenómenos tan complejos como el envejecimiento de la población y su carga de cronicidad de las enfermedades y las pluripatologías. Pero también la llegada en oleadas de nuevos medicamentos con precios tan precios altos que hacen imposible sufragarlos. Por ello, Elvira también razonó que es más necesario que nunca consensuar con la Industria farmacéutica lo que es realmente innovación y cuánto se puede pagar por ella.
Pese a todo lo anterior, el político catalán afirmó que la sanidad catalana es una de las mejores del mundo, ofreciendo una de las mayores esperanzas de vida, con calidad, de la OCDE. Una sanidad que, en su opinión ha sabido sortear el riesgo de insolvencia, más que falta de sostenibilidad, y de quiebra a la que le expuso la crisis socio-económica, generado de muchas desigualdades entre los ciudadanos. Precisamente por ello, el director del Servei anunció que se van a aplicar economías de escala para homogeneizar la prestación sanitaria en todos los territorios, al margen de los niveles de renta.
Estuvo gravitando sobre el encuentro la pretensión de gobierno de la Generalitat, representado por el consejero de Salud Antonio Comín de adquirir el Hospital General de Cataluña, actualmente propiedad del Grupo Quirón, quien ha manifestado reiteradas veces que el complejo asistencial no está en venta.

Pie de foto:   El director del Servicio Catalán de Salud, David Elvira, junto a los otros protagonistas del acto