martes, 15 de noviembre de 2016

'Aliviar el síntoma es la puerta para que el paciente acepte de forma serena el proceso final de la vida' - DiarioMedico.com

CUIDADOS PALIATIVOS

"Aliviar el síntoma es la puerta para que el paciente acepte de forma serena el proceso final de la vida"

Antonio Pascual, director de la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital Universitario San Pablo, de Barcelona, durante su conferencia en el II Curso Internacional de expertos en control de síntomas, explicó que la atención humanizada del enfermo influye en el control de los síntomas.
Diego Carrasco | diego.carrasco@diariomedico.com   |  14/11/2016 00:00
 
 
Antonio Pascual, director de la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital Universitario San Pablo, de Barcelona
Antonio Pascual, director de la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital Universitario San Pablo, de Barcelona (DM)
"Aliviar y controlar el síntoma, atender a las necesidades emocionales del paciente o escucharle con atención, constituyen la puerta de acceso para que el enfermo en fase avanzada pueda entrar en un proceso de serenidad que le lleve a aceptar el proceso final de la vida", manifestó Antonio Pascual, director de la Unidad de Cuidados Paliativos del Hospital Universitario San Pablo, de Barcelona, durante su conferencia en el II Curso Internacional de expertos en control de síntomas, organizado por la Fundación Vía-Norte Laguna y celebrado la semana pasada en Madrid.
Pascual explicó que "la atención humanizada del enfermo influye en el control de los síntomas; es decir, la forma de cuidarle, independientemente de la aplicación de fármacos y terapias protocolizadas, es fundamental para aliviar el dolor". ¿Cómo interpretar el síntoma? "No es una cuestión difícil, pero el médico debería tener una actitud compasiva hacia el paciente y verlo como una persona que tiene derecho a paliar su dolor".
El experto parafraseó la frase del profesor y médico Eric Casell "los cuerpos duelen y las personas sufren" para referirse a que hay que entender la experiencia global del dolor porque "no basta con dar unos comprimidos sin más".
En este sentido, reivindicó "mayor formación para los profesionales sanitarios por parte del Sistema Nacional de Salud". Es fundamental "escuchar bien para captar todo lo que transmite el enfermo. Es cierto que los mensajes que percibimos nos pueden causar impacto, pero tenemos que aprender a no huir de estas situaciones", enfatizó.
Más formación
El director de Cuidados Paliativos ofreció un dato que choca con una atención sanitaria de calidad en el final de la vida. "El 60 por ciento de las personas que fallecen en los países occidentales necesitan que se les atienda en Paliativos. Y en España de las 40 facultades de Medicina sólo en la mitad se imparte esta materia en los programas de formación. Y en diez de ellas la asignatura es optativa, con lo que los conocimientos llegan a un número reducido de alumnos". Pascual, con una experiencia profesional acumulada durante más de dos décadas, insistió en que "los pacientes son nuestros mejores maestros".
Recientes estudios sobre las experiencias de pacientes con dolor han puesto de relieve que un porcentaje pequeño, en el momento álgido de la dolencia, se le pasó por la cabeza quitarse la vida. Esto contrasta con la posibilidad de aliviar el dolor en un 95 por ciento de los casos de forma muy eficaz, transformándose experiencias desagradable en fases de gran serenidad". Un proceso que, según el experto en Paliativos, ayudó a los enfermos a tener una "conexión con uno mismo, con sus seres queridos y con lo trascendente".
Con todo, "el avance científico, que es excelente para permitir grandes mejoras de supervivencia, es insuficiente si esto no se acompaña de un cuidado exquisito a las personas en el proceso final de la vida".