lunes, 21 de noviembre de 2016

El CEEM quiere un baremo propio para que Medicina acceda a una beca pública - DiarioMedico.com

NUEVAS LÍNEAS ESTRATÉGICAS DEL CONSEJO

El CEEM quiere un baremo propio para que Medicina acceda a una beca pública

La directiva del Consejo de Estudiantes de Medicina pedirá a Educación que habilite un baremo único y diferenciado para que los alumnos de Medicina accedan a una beca pública. Según Marina García, presidenta del CEEM, debería ser intermedio entre el actual y el que rige para las carreras técnicas.
Francisco Goiri. Madrid   |  21/11/2016 13:49
 
 

El Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina (CEEM) quiere que el Ministerio de Educación habilite un
 baremo único y diferenciado para que los estudiantes de Medicina accedan a una beca pública. Tras años de reclamar infructuosamente que Educación flexibilice los criterios de acceso a una beca y los equipare con los que rigen para las carreras técnicas (Arquitectura e Ingenierías), la nueva cúpula del CEEM aboga ahora por la definición de criterios propios para el grado.CEEM-OMC
Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la OMC, flanqueado por Beatriz Atienza y Marina García, vicepresidenta de Asuntos Externos y presidenta del CEEM, respectivamente. (Cgcom)
  • El objetivo del CEEM es que el nuevo baremo sea "un término medio" entre el actual de Medicina y el de las carreras técnicas
Con los criterios actualmente en vigor, los estudiantes de Medicina (de segundo y posteriores cursos) que aspiren a una ayuda al estudio deben aprobar todos los créditos del curso anterior (60) o un 80 por ciento, si la nota media de los créditos aprobados es igual o superior a 6,5. En las carreras técnicas (con las que Medicina tradicionalmente ha querido equipararse), basta con aprobar el 85 por ciento de los créditos o un 65 por ciento si la nota media está en ese 6,5.
"Tras años de reclamar una equiparación con esas carreras y no haber obtenido nada, creemos que es el momento de pedir un baremo diferenciado para Medicina", ha afirmado hoy Marina García, presidenta del CEEM, durante la presentación de las nuevas líneas estratégicas del Consejo para el bienio 2016-2017. García no ha concretado cómo sería ese baremo, "que tendremos que definir conjuntamente con la Administración", pero ha avanzado que "nuestra idea es que fuera un término medio entre el actual, muy estricto, y el que rige para las carreras técnicas".
La longitud del grado de Medicina (360 créditos, frente a los 240 de la mayoría), la "enorme complejidad" de algunas materias o la existencia de asignaturas con "excesivos créditos"(algunas con 30) son algunas de las razones que, según García, justifican la necesidad de ese baremo propio.
  • Según García, el sistema educativo público "garantiza la equidad sobre el papel, pero en la práctica genera evidentes desigualdades"
A las peculiaridades del grado, la presidenta del CEEM ha sumado el "brutal" aumento de tasas en la universidad pública, el recorte de la cuantía de las becas o la limitación de los presupuestos educativos públicos para reclamar que se flexibilice la concesión de ayudas al estudio "en un sistema educativo que, sobre el papel, garantiza la equidad y la igualdad de oportunidades, pero que, en la práctica, está generando evidentes desigualdades".
La presidenta del CEEM admite que el Consejo no tiene datos concretos sobre cuántos estudiantes de Medicina se han visto obligados a dejar el grado por falta de recursos -"entre otras cosas, por un deliberado oscurantismo de la Administración"-, pero, según ella, "es muy significativo que el programa de becas que pusieron en marcha este año el CEEM y la Fundación Patronato de Huérfanos de la OMC recibiera más de 90 solicitudes en su primera edición".
Dos frentes de actuación
García, acompañada por Beatriz Atienza, vicepresidenta de Asuntos Exteriores del CEEM, y arropada por el presidente de la OMC, Juan José Rodríguez Sendín, ha presentado las líneas estratégicas de la nueva directiva del Consejo, emanada de la última Asamblea General, celebrada en Navarra. Esa nueva estrategia combinará, según García, "el diálogo y la denuncia de todos los asuntos que nos preocupan, con una actitud claramente reivindicativa".
  • El Consejo centrará sus esfuerzos en las consejerías, "visto que las peticiones ante el Gobierno central no han dado ningún fruto"
Y esa reivindicación se dirigirá fundamentalmente hacia dos objetivos: las consejerías de las diferentes autonomías, "visto que las reclamaciones antes las autoridades estatales han dado poco o ningún fruto", y la sociedad en general, "porque las dificultades y problemas que aquejan a la docencia médica no afectan sólo a estudiantes, residentes y profesionales, sino también a la calidad de la asistencia que prestarán los futuros médicos".
Entre ese catálogo de problemas sin resolver, la presidenta del CEEM ha vuelto a insistir en la "urgente necesidad" de adecuar las plazas de grado y posgrado; el establecimiento de un listado único para el acceso al grado, "que evite el interminable peregrinaje de los alumnos hasta que saben en qué facultad estudiarán; la definitiva aprobación de la elección única de la plaza MIR en el nuevo modelo troncal, un sistema de elección que el director de Ordenación Profesional, Carlos Moreno, se comprometió a poner en marcha en cuanto hubiera Gobierno, y, como siempre, su eterna lucha por evitar la proliferación de nuevas facultades de Medicina.
En este último punto, tanto García como Atienza han confesado que les preocupa especialmente la posible apertura de nuevos centros en Vic y Deusto, "que parecen muy avanzados, y que esperamos parar con la activa colaboración del Foro de la Profesión".
Más información:

Humanizar como coartada

En materia estrictamente curricular, la nueva directiva del CEEM está muy empeñada en la revisión de los programas docentes universitarios para conseguir que lo que han definido como "competencias huérfanas" tengan relevancia lectiva. Entre esas competencias, Beatriz Atienza ha hablado de la ética y la bioética médica, "que están en un completo segundo plano; la formación en paliativos o la humanización, "como una faceta clave del médico". En este punto, Juan José Rodríguez Sendín se ha mostrado absolutamente partidario de esa "necesaria humanización", pero ha alertado de que ésta "no puede ser un mero adorno dialéctico para suplir momentos de carencia, una coartada para suplir con el esfuerzo médico las deficiencias del sistema, en forma, por ejemplo, de falta de financiación".