viernes, 4 de noviembre de 2016

Ética y responsabilidad, conceptos fundamentales de las buenas prácticas en investigación - DiarioMedico.com

Ética y responsabilidad, conceptos fundamentales de las buenas prácticas en investigación - DiarioMedico.com



INTEGRIDAD CIENTÍFICA ES EL REQUISITO BÁSICO

Ética y responsabilidad, conceptos fundamentales de las buenas prácticas en investigación

La Jornada de buenas prácticas organizada por la Fundación de Ciencias de la Salud y el CSIC pone de manifiesto la importancia de la integridad científica en investigaciones.
Beatriz Sánchez Corsini. Madrid | dmredaccion@diariomedico.com   |  03/11/2016 19:15
 
 

Investigaciones e innovaciones responsables (RRI), ética en la investigación (RE), integridad científica (RI) y conducta responsable en investigación (RCR) son los cuatro elementos clave que deben ir relacionados entre sí para unas buenas prácticas científicas. Concienciar sobre prácticas responsables para evitar una mala conducta en las investigaciones científicas ha sido el objetivo de la Jornada buenas prácticas, organizada por la Fundación de Ciencias de la Salud, en colaboración con el CSIC.
Los participantes han resaltado la importancia de que estos requisitos se cumplan, especialmente la Integridad científica (RI). Según Salas, la RI es un marco de principios éticos y deontológicos necesarios para que una investigación sea responsable y de calidad, además de garantes de buena praxis. Estos principios deben informar sobre los diferentes aspectos y dimensiones de la actualidad científicaasí como garantizar las buenas prácticas y ser una responsabilidad compartida de los científicos. En el Consejo de la UE sobre la integridad científica, se llegó a la conclusión de que es una condición indispensable para lograr la excelencia en la institución y la innovación.
Según Salas, el Comité de Ética del CSIC cuenta con el subcomité de bioética, que vela por las prácticas en las investigaciones, y el subcomité de conflictos, que trata conflictos de naturaleza ética. Además, cuenta con su propio Código de Buenas Prácticas científicas donde se establecen las reglas, pautas y recomendaciones para promover la integridad científica y prevenir la mala praxis. Por otro lado, la secretaria del Comité de Ética del CSIC ha añadido que teniendo en cuenta la diversidad y compleja realidad de la institución y sin olvidar la pluralidad de situaciones conflictivas, el comité detectó unas áreas de riesgo que eran propias y distintivas de la propia institución y consideró necesario la redacción de un Manual de Conflictos de Intereses del CSIC que permitiera la identificación y la prevención de estos conflictos. Este manual es aplicable a todo el personal de la institución.
En el marco de las desviaciones en el ejercicio de la investigación, Salas hacía referencia a los principales casos como son la mala praxis o el fraude mediante la fabricación, falsificación o plagio de datos en las investigaciones y apuntaba que "la mala praxis va en aumento. Los factores son muy diversos, desde querer destacar sobre otros hasta la búsqueda de una financiación que es cada vez más escasa".
Salas ponía el ejemplo de que un metanálisis hecho a científicos indicaba que al preguntarles sobre fabricación o falsificación de datos, el 1,97 por ciento de ellos admitía este comportamiento, y si se les preguntaba respecto a este comportamiento en sus colegas, el porcentaje subía al 14,12 por ciento. Por otro lado, en una encuesta realizada a científicos estadounidenses, se les preguntó si habían realizado alguna mala conducta de una lista que se les facilitaba, y el resultado fue que uno de cada tres admitió haber realizado alguna.
Las consecuencias que acarrean estos comportamientos según ha indicado Salas, van desde el desmedro de la calidad de la investigación hasta el daño a la carrera profesional,poniendo en entredicho el sistema de revisión de estas investigaciones. Por ello, añadía que "es importante sensibilizar y concienciar sobre la importancia de las buenas prácticas en investigaciones".
Concepción Martín, secretaria del Comité de Ética de la Investigación del Instituto de Salud Carlos III, ha condenado los conflictos de intereses, llevados a cabo generalmente por beneficio propio, argumentando que ponen en peligro la preservación de una ciencia válida y la protección de sujetos humanos. "Suponen una amenaza para la integridad científica", ha añadido Martín.
José Miguel Coterón, perteneciente al Quality Team, ha indicado la importancia de que las malas conductas sean tratadas de forma abierta y transparente, y ha concluido añadiendo que "la calidad de la investigación se basa totalmente en el más alto nivel de integridad".