viernes, 11 de noviembre de 2016

La falta de interoperabilidad dentro del sistema sanitario frena el avance de la atención médica

La falta de interoperabilidad dentro del sistema sanitario frena el avance de la atención médica
Noticias Farmacia

falta interoperabili

Otros retos observados por los profesionales son el empoderamiento del paciente y la falta de financiación.
HIMSS Europe, organización sin ánimo del lucro enfocada al avance de la digitalización de los sistemas sanitarios, ha revelado en su encuesta anual los principales retos de los paíseseuropeos en sanidad. La prioridad de los profesionales de salud, tanto en España como a nivel europeo, reside en mejorar el intercambio de datos, la llamada interoperabilidad, tanto a nivel interno como externo. En el caso de España, los profesionales destacan como principal reto la falta de interoperabilidad dentro de las organizaciones sanitarias. También apuntan a la necesidad de empoderamiento de los pacientes y a la falta de financiación.
HIMSS Europe ha realizado la encuesta a 500 profesionales del ámbito sanitario europeo, incluyendo a profesionales informáticos, gestores, médicos y enfermeras, investigadores y personal de administración de centros de salud. La encuesta es única en Europa al poner de manifiesto la opinión un amplio abanico de perfiles que trabajan en sanidad.
Joan Guanyabens, delegado de HIMSS en España y experto en salud digital, atribuye la falta de interoperabilidad a la “insuficiente dotación de recursos para resolver el problema. La mayoría de directivos de organizaciones sanitarias en España no priorizan  la interoperabilidad, un punto fundamental para mejorar los servicios de salud y la calidad de vida de los pacientes y ciudadanos.” Un ejemplo de la falta de interoperabilidad es la imposibilidad de compartir datos (historia clínica electrónica, recetas, etc.) entre los centros de Atención Primaria y los hospitales o entre los centros del sistema público y los centros privados. Esta falta de conexión entre los centros del propio sistema público y entre éste y las compañías privadas disminuye la calidad de la asistencia, incrementa el coste de los servicios de salud y perjudica a los pacientes.
“El reto de la interoperabilidad está vinculado de alguna manera al del empoderamiento del paciente”, afirma Guanyabens. “Los ciudadanos son cada vez más exigentes respecto al funcionamiento de los servicios sanitarios y quieren disponer de sus datos de salud. Si los servicios de salud no ofrecen estas facilidades, los ciudadanos optarán por vías alternativas, como almacenar ellos mismos sus datos o confiar en otros intermediarios que les ofrezcan esta posibilidad”.

En el resto de territorios europeos analizados (Países Bajos, Países Nórdicos, Reino Unido, Alemania. Austria y Suiza) los profesionales destacan también la falta de financiación, el empoderamiento del paciente y la seguridad de los sistemas sanitarios. Para la Vicepresidenta de HIMSS Europe, Christina Roosen, “los resultados sugieren que aunque vivimos en países distintos y hablamos idiomas diferentes, los retos en Europa son principalmente los mismos. La mayoría de organizaciones ven la tecnología como un elemento vital para mejorar la atención a los pacientes y aumentar la eficiencia del sistema en un momento en que los presupuestos están muy ajustados.”