martes, 15 de noviembre de 2016

Los gerentes del sistema sanitario público reivindican más autonomía de gestión - Nacional - Elmedicointeractivo.com

Los gerentes del sistema sanitario público reivindican más autonomía de gestión - Nacional - Elmedicointeractivo.com
El Médico Interactivo

Los gerentes del sistema sanitario público reivindican más autonomía de gestión

Así han coincidido destacados profesionales de la gestión y la dirección sanitarias en un almuerzo organizado por el Círculo de la Sanidad
El modelo de centralización de competencias en órganos de las consejerías no ha dado los resultados esperados y empiezan a aparecer nuevas fórmulas con más libertad de gestión


Tres directores de gestión de servicios regionales de salud diferentes: Ricardo Herranz, del Servicio Madrileño de Salud (Sermas); José Manuel González, del Servicio Gallego de Salud (Sergas); y Rafael Pereiro, del Servicio Andaluz de Salud (SAS), han coincidido en asegurar que con un mayor margen de maniobra no sólo mejoraría la eficacia del sistema sanitario sino que también lo haría el servicio que reciben los ciudadanos. Así lo han destacado en el marco de un almuerzo de trabajo organizado por el Círculo de la Sanidad. Los directivos han advertido de que si no se adoptan medidas para crear una auténtica carrera profesional que motive a los profesionales en el ámbito de la gestión sanitaria, el SNS se encontrará con un problema a la hora de encontrar un relevo cuando se jubilen los actuales gestores.
El presidente del Círculo de la Sanidad, Ángel Puente, ha aprovechado la jornada para reiterar la posición de la asociación de que no es conveniente que la política interfiera en la gestión sanitaria, y de que ésta debe dejarse en manos de gestores profesionales. “Una cosa es el papel que ejerce el político y otra el que desempeña el gestor. La Sanidad debería regirse por un modelo de gestión empresarial en el que los políticos fijaran los objetivos a alcanzar y los directivos se encargaran de cómo cumplirlos. Los gerentes son los que más saben del hospital, de su funcionamiento y de sus necesidades, y los políticos deberían limitarse a marcar unos objetivos presupuestarios, de gestión y de actividad y dejar a los directivos libertad de gestión. Lo que no se puede hacer es exigir sin conocer los problemas internos y sin permitirles disponer además del presupuesto”, ha defendido.
El Círculo de la Sanidad considera también imprescindible ampliar el margen de maniobra del que disponen actualmente los gestores sanitarios. “Un directivo no puede estar encorsetado por un contrato-programa. Para hacer una gestión eficiente debe tener capacidad para mover sus presupuestos. No puede ser que lo que en el sector privado se considera una gestión eficiente, sea penalizado en el sector público”, se ha lamentado Ángel Puente.
Durante el encuentro, José Manuel González (Sergas) y Rafael Pereiro (SAS) han defendido que la mejora del sistema sanitario pasa por un cambio en las políticas de gestión y por replantearse el actual modelo centralizado que se aplica, en general, en las comunidades autónomas y que concentra buena parte de las decisiones en los Servicios Centrales de las consejerías.
“Algunos pensaron, cuando se ejecutaron las transferencias sanitarias, que la centralización de competencias era una buena solución para gestionar con mayor eficacia y reducir los precios que se pagaban por determinados bienes y servicios, pero esta estrategia no ha dado los resultados que se esperaban y sí ha servido para descapitalizar la estructura periférica (áreas sanitarias, centros hospitalarios…). En Galicia se está planteando volver a descentralizar la gestión de algunos servicios”, ha revelado José Manuel González.
Ricardo Herranz, gerente del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Madrid, se ha mostrado partidario de una posición más matizada, si bien sí ha admitido que lo que ha sucedido con la transferencia de competencias sanitarias a las comunidades autónomas es que se ha cambiado una centralización por muchas centralizaciones.
“La centralización”, ha argumentado, “tiende a homogeneizar los servicios centrales, aunque lo cierto es que un hospital no se parece en nada a otro. El hospital está para lo que tiene que estar y lo que valoran los pacientes es que se les preste una atención sanitaria de primer orden. Ninguna empresa del mundo sabe hacerlo todo bien y los gestores tenemos que centrarnos en nuestros objetivos y rodearnos de buenos colaboradores para el resto de las cuestiones”.

En busca de otro modelo

Otra comunidad autónoma que se ha replanteado la concentración de competencias es Andalucía, donde desde hace seis años se funciona con un modelo pionero y único en España que ha otorgado a los gerentes una mayor libertad de gestión. Se estructura en ocho plataformas logísticas que se dirigen desde la Dirección General de Gestión Económica de Sevilla. Cada plataforma tiene un director gerente, que es el órgano de contratación, y gestiona los recursos de todos los hospitales y centros de Atención Primaria de cada una de las provincias.
Según ha detallado Rafael Pereiro, gerente del Área Sanitaria de Cádiz y director de la plataforma provincial, “a excepción de grandes equipos, tenemos capacidad de compra directa en todas las especialidades médicas, farmacia y enfermería. Además, son los propios clínicos los que componen la Comisión Técnica de Compras y los que tienen la responsabilidad de la gestión clínica. Ellos seleccionan, consensúan y compran los productos de cada una de las especialidades”.
Otro de los focos de preocupación que se ha puesto sobre la mesa en la jornada organizada por el Círculo de la Sanidad ha sido la sucesión de los directivos sanitarios actuales, ya que muchos de ellos afrontan los últimos años antes de su jubilación y cuesta encontrar a profesionales que quieran cubrir sus puestos.
El gerente del Área Sanitaria Pontevedra-Salnés, José Manuel González, ha señalado las que considera tres razones principales por las que apenas hay gestores de reemplazo: salarios bajos, una excesiva judicialización, que ha convertido el cargo de gerente en un puesto de riesgo, y escaso apoyo institucional.
Para Ángel Puente, es necesario crear una auténtica carrera profesional que permita que las personas que lleguen a directivos profesionales conozcan de manera directa el funcionamiento del sistema sanitario. “Hay que adoptar medidas que ilusionen a los profesionales para que lleguen a la Gerencia; no se trata de un asunto meramente económico, sino de ofrecerles una auténtica carrera profesional”, ha asegurado.