viernes, 18 de noviembre de 2016

Retos del SNS: transparencia, equidad y coordinación interterritorial - Sociedades Científicas - Elmedicointeractivo.com

Retos del SNS: transparencia, equidad y coordinación interterritorial - Sociedades Científicas - Elmedicointeractivo.com
El Médico Interactivo

INFORME SESPAS 2016

Retos del SNS: transparencia, equidad y coordinación interterritorial

El Informe SESPAS 2016 propone 16 líneas de trabajo para rellenar unas lagunas que se han agrandado en los últimos años por la crisis económica


“Al sistema sanitario español le pondría un aprobado, pero necesita mejorar en muchos campos”. Quien pone la nota es Cristina Hernández-Quevedo, investigadora del Observatorio Europeo de Sistemas de Salud y Políticas de la OMS, con sede en Londres, y coordinadora (junto a Ramón Villalbí) del Informe SESPAS 2016, una edición presentada en la sede en Granada de la Escuela Andaluza de Salud Pública en la que han participado 75 autores y que pone sobre la mesa para la mejora del Sistema Nacional de Salud 16 líneas de trabajo centradas en cinco áreas diferentes: políticas de gestión, desigualdades en salud, vigilancia, protección y promoción de la salud.
El Informes SESPAS, que se publica cada dos años, lleva como título en esta edición'La salud pública y las políticas de salud: del conocimiento a la práctica', en un intento precisamente de “hacer recomendaciones y sacar lecciones de lo aprendido para acercarnos mucho más a los hacedores de políticas y hacerles el trabajo más fácil”. La conclusión global que se extrae del documento, observando además la experiencia internacional y en las diferentes comunidades españolas, es que “hay un margen importante de actuación en el Sistema Nacional de Salud”.
Hernández-Quevedo pone como ejemplo lo mucho que queda por recorrer en el marco institucional y del buen gobierno, una de las líneas de trabajo analizadas, un área que en el informe se subraya que está necesitada de mayores dosis de rendición de cuentas, participación, transparencia, inteligencia e integridad. Comparados con nuestro entorno, “cada país tiene su propia idiosincrasia, pero se observa que uno de los temas pendientes es el de la transparencia de datos y disponibilidad de la información”, tanto para los proveedores como para los propios pacientes.
Asimismo, lamenta que ha vuelto a agrandarse la brecha en lo que respecta a la equidad, entendida como las barreras que algunos ciudadanos tienen (por ejemplo por cuestiones económicas o de transporte) para acceder al sistema sanitario. Los diferentes informes SESPAS constataron que entre los años 2004 y 2007 se redujo este porcentaje del 6,8 a menos del 2 por ciento, pero la edición de este año vuelve a situar esta cifra en el 6,8 por ciento. “Estamos en la media europea, pero hemos empeorado”, y eso que hay aspectos en los que estamos en cabeza el acceso de niños y embarazadas, por encima incluso de países más avanzados en derechos sociales como puede ser Dinamarca.
Para atajar esta situación, se proponen medidas como redefinir la cobertura sanitaria con criterios de residencia, sustituir en lo posible copagos obligatorios por copagos evitables, convertir el régimen especial de los funcionarios en un régimen transitorio a extinguir y difundir información objetiva a los profesionales para ayudar a orientar su práctica clínica.
Otra cuestión con un amplio margen de mejora es el de la coordinación entre los distintos sistemas sanitarios autonómicos, algo que paradójicamente nace de un aspecto destacable como es el de la amplia descentralización sanitaria en España, que permite que “los servicios estén más cerca de las necesidades de la población”. “A priori existe un instrumento como el Consejo Interterritorial”, pero la práctica demuestra que existe “una cara B en el sistema que es la de las desigualdades regionales” pese a que en España hay unas sociedades científicas muy activas que ponen su grano de arena para alertar de de estas situaciones, “otra cosa es la atención de la Administración sanitaria”.
Cristina Hernández-Quevedo incide también en la necesidad de contar de una vez por todas con una red de evaluación en salud realmente efectiva. La falta de autonomía real de la Agencia de Evaluación estatal propicia estemos lejos de unos criterios comunes y vinculantes, y que “no exista ese umbral del coste efectivo (en medicamentos o tecnología) tan necesario”.
Entre las cuestiones también recogidas en el informe, la coordinadora apunta a la necesidad de potenciar la promoción en salud y la monitorización de desigualdades, para lo que se propone la creación de una agencia específica. Con todo, y pese a que “es importante llevar a cabo políticas que favorezcan la eficiencia del sistema, soy bastante optimista con el sistema sanitario español”.