lunes, 7 de noviembre de 2016

Tratar con antipsicóticos a ex convictos evitaría 1.500 crímenes al año - DiarioMedico.com

Tratar con antipsicóticos a ex convictos evitaría 1.500 crímenes al año - DiarioMedico.com



ESTUDIO EN 'JAMA'

Tratar con antipsicóticos a ex convictos evitaría 1.500 crímenes al año

Un estudio realizado por la Universidad de Oxford, que se publica en Journal of the American Medical Association, establece que la terapia con antipsicóticos a exconvictos podría evitar delitos graves y reduce un 42 por ciento la tasa de reincidencia.
G. E.| dmredaccion@diariomedico.com   |  07/11/2016 00:00
 
 

Tratar con fármacos antipsicóticos a las personas que salen de la cárcel tras cumplir condena podría evitar 1.500 delitos graves anuales en Reino Unido. Al menos, así lo sugiere un estudio publicado en el último número del Journal of the American Medical Association. El estudio, que se ha realizado desde la Universidad de Oxford pero con Suecia como sede del trabajo de campo, ha hecho un seguimiento de 22.275 personas que concluyeron su estancia en prisión entre 2005 y 2010, algunas de las cuales se sometieron a un plan farmacológico.
Quienes tomaron antipsicóticos registraron una reducción del 42 por ciento en la tasa de reincidencia, que fue del 52 por ciento en quienes recibieron medicación para trastornos adictivos. En cambio, los antidepresivos no mostraron efecto alguno en la posibilidad de volver a delinquir.
El tratamiento farmacológico de ex convictos es un tema controvertido. Por un lado,incide en la autonomía de la persona, obliga a soportar los efectos secundarios de los tratamientos y, de alguna manera, etiqueta a la persona como potencialmente peligrosopese a haber saldado ya su deuda con la sociedad. Por otro, cada año se registran en Reino Unido 3.000 crímenes violentos cometidos por ciudadanos con antecedentes de estancia en la cárcel, y el estudio calcula que el número podría reducirse a la mitad mediante la prescripción de este tipo de sustancias.
Seena Fazel, catedrático de Psiquiatría Forense en la Facultad de Medicina de la Universidad de Oxford y autor principal del estudio, subraya la relación entre crimen y enfermedad mental: "Esta investigación plantea la posibilidad de que la intervención sanitaria contribuya a reducir el riesgo de reincidir en conductas violentas, siempre como parte de un programa más amplio de apoyo al ex presidiario. Además, nuestro trabajo pone de relieve que la medicación parece funcionar más allá de su efecto inmediato sobre los síntomas, pues la necesidad de garantizar la adherencia facilita un vínculo más estrecho con los servicios de salud y sociales que, en definitiva, mejora los resultados generales del tratamiento desde el punto de vista de la salud pública y de la seguridad para el entorno social".
CríticasAunque hay precedentes de este tipo de medidas, como la castración química de delincuentes sexuales, se adoptaron siempre tras la comisión de un delito. Aún así, no faltan críticas por los efectos no deseados del tratamiento, que incluye desarrollo mamario anormal, pérdida de masa ósea y cambios de humor. El abordaje preventivo con antipsicóticos y medicamentos para patologías adictivas es aún más polémico.